#Codigo Madre Esfera ADS

Cuando una oye hablar de Montessori, Waldorf o Reggio Emilia, piensa en muchas cosas. La primera que me viene siempre a la cabeza es libertad, naturaleza, lógica. Y la segunda es dinero. Y es que los colegios de estas corrientes en España no son baratos, y suelen estar reservados a la gente pudiente. Por suerte, cada vez son más los coles públicos que intentan adoptar pedagogías alternativas . Personalmente, creo que tiene mucho que ver con que los padres y madres estamos empezando a demandar un cambio. Muchos de nosotros nos quebramos la cabeza al intentar elegir guarderías o colegios respetuosos para nuestros hijos, y no siempre existen en nuestro barrio o son económicas.

Por suerte, la escuela es solo parte del aprendizaje de los niños. El resto viene de casa. Aunque no soy una experta en estas pedagogías, sí me he querido informar al saber que iba a traer un querubín al mundo. Después de leer este libro que recomiendo encarecidamente a todos los papás y mamás, he querido seguir (ya habíamos hecho un tímido intento) adaptando nuestro hogar para incluir a nuestro bebé y fomentar el movimiento libre. 

Al compartir el resultado en Instagram, recibí tantos comentarios y mensajes preguntándome detalles, que he decidido crear este post y un video para que todos podáis hacer lo mismo (o parecido) en casa. Y de verdad, no solo es fácil, también muy barato (teniendo en cuenta el coste de materiales Montessori y similares). Recuerda que también puedes encontrar cosas parecidas en páginas o APPs como Wallapop!

1. Barra

Al querer hacer este espacio y sin saber muy bien qué tipo de barra poner, me encontré con algunas que superaban los 200 euros. Y todo porque eran ”barras Montessori’. Así que acabamos preguntando a conocidos y optamos por una barra de cortina de toda la vida. Solo hay que asegurarse de que está bien anclada a la pared y de que la altura es la correcta. Tu bebé tiene que ser capaz de agarrarse a ella si todavía no se sienta, y una vez que se ponga de pie, debe quedar a una altura cómoda. También puedes ir subiéndola cuando sea necesario. Hemos comprado la nuestra en Leroy Merlin porque queríamos que fuera de madera blanca. Hay decenas de modelos donde elegir.

2. Colchoneta

Si tú también has pensado que los típicos puzzles de suelo de goma eva son la mejor idea, te va a venir bien leer esto. Nosotros estuvimos buscando unos libres de tóxicos y no fue fácil. Después pensamos en esterillas tipo yoga y en suelo de corcho. Al final, decidimos que una colchoneta de gimnasio de toda la vida era lo más práctico. Y como todas las buenas ideas, estaba en IKEA 😀

Lo cierto es que es super versátil y se le puede dar varios usos chulos. Sin duda es también la mejor opción en relación calidad/precio. ¿Qué más se puede pedir?

Cesto tesoros Montessori

3. Espejos de seguridad

¿A tu bebé tambien le fascinan los espejos? Ollie se mea de risa cada vez que montamos en ascensor o se ve reflejado en cristales de la calle. No sé cómo no se nos había ocurrido poner un espejo a su altura. ¿Y por qué se llaman de seguridad? Pues porque no se rompen. Y es super importante para evitar cualquier tipo de accidente si tu bebé se choca o da un cabezazo. Hemos elegido estos de IKEA (os juro que no estoy patrocinada, ¡ya me gustaría!) por el precio, la calidad y lo fácil que es colocarlos. Existen también espejos de vinilo adhesivo pero no hemos encontrado nada que nos convenciera.

4. Alfombra

¡No sabía que las alfombras eran tan caras! La verdad es que nunca habíamos tenido que comprar una porque nuestro piso es muy calentito. Pero es verdad que un coscorrón duele algo menos en mullido que en lo duro de la tarima. También es más acogedor pasar tiempo en la alfombra cuando llega el invierno (debo confesar que yo misma me siento con un cojincillo a leer en la alfombra!). Hemos elegido esta por tamaño y color (más fácil de limpiar!).

5. Guirnaldas decorativas

Dicen que Maria Montessori daba mucha importancia a la belleza en el ambiente, y que defendía la necesidad de que las imágenes fueran réplicas de cosas reales. Yo me he decantado por las hojas porque iban muy bien con la colchoneta y con el otoño, pero puedes buscar imágenes que te gusten a ti e imprimirlas. También puedes ir cambiando con las estaciones, la edad de tu bebé o fechas especiales.

Para hacer lo mismo que nosotros hace falta poca cosa. Si te falta alguna de ellas las encontrarás en cualquier tienda de 20 duros (o sea, los bazares chinos). Vas a necesitar: cuerda, pincitas de la ropa, cartulina para el marco y las láminas. Yo las he buscado por Internet, recortado y pegado sobre una cartulina. Puedes descargar las que yo he usado aquí. Están listas para imprimir 🙂

Rincón Montessori en proceso

Podría escribir un post separadamente para explicar los beneficios del movimiento libre y de tener un lugar donde tu hij@ pueda practicar lo que va aprendiendo, jugar y descubrir. La verdad es que hay mucho escrito sobre el tema. De momento puedo deciros que le hemos dado mucho más uso del que esperábamos. Al decidirnos teníamos miedo de que Ollie lo ignorara o lo usara poco, pero le ha encantado tanto como a nosotros. Tiene un lugar seguro donde recrearse y explayarse. Eso sí: también sigue encaramándose a muebles, sillas, el sofá y todo aquello que sea potencialmente útil para ponerse de pie. Así que nada: paciencia, acompañamiento y prevención de riesgos de antemano 🙂

 

  ¿Y tú, has adaptado tu casa de alguna forma? ¡Me encantaría escuchar todos vuestros consejos!

Sígueme en Feedly