14

Mi parto maltratado en un hospital que respeta

Si has llegado hasta aquí, probablemente estés buscando información para elegir el hospital donde quieres dar a luz. Eso mismo hice yo durante varios meses. Quería asegurarme de que el lugar donde traería al mundo a mi hijo fuera lo más respetuoso posible. Barajamos parir en casa, pero finalmente decidimos ir al hospital por razones que contaré en otro post.

Nuestra cultura no facilita el contacto con partos reales, y al final lo que nos queda son relatos de madres o abuelas que a su vez han dado a luz en el hospital. La mayor parte de las historias son tremendas: cesáreas sin razón, fórceps, episiotomia, oxitocina por rutina, obligación de tumbarse…De hecho, son cosas acabamos viendo normales por ser situaciones tan comunes.

Por qué elegimos el Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles

Yo tenía claro que quería otro tipo de parto, y por suerte hoy en día la corriente está empezando a cambiar y a humanizarse. Leí varios libros sobre partos preciosos y respetados, donde la mujer y el bebé son los protagonistas. Os recomiendo mucho muchísimo a Ina May y este maravilloso libro, o a la matrona Consuelo Ruiz y sus memorias

Nuestro hospital de referencia era Alcorcón, pero finalmente hacia la semana 30 hicimos el traslado de expediente allí. Ya sabéis que si sois residentes en Madrid tenéis derecho a elegir libremente tanto hospital como centro de salud y médico. El papeleo no es muy complicado aunque si lleva unas horas hacerlo. Me informé sobre los hospitales que más respetaban en Madrid (Torrejón de Ardoz y Puerta de Hierro, sobre todo), y tras muchas visitas y mucho pensarlo, decidimos dar a luz en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles.

Lo elegimos por varias razones:

  • Cercanía: está literalmente a 5 minutos de casa.
  • Parto en el agua: tienen una piscina en uno de los paritorios que se puede usar si (OJO) está disponible cuando tú llegas.
  • Alivio del dolor con óxido nitroso. 
  • Posibilidad de usar pelota de pilates y taburete de parto.
  • No es obligatorio colocar vía si es un parto normal de bajo riesgo y sin medicación.
  • Permiten comer y beber si lo necesitas y tu idea es dar a luz sin epidural (bajo riesgo)
  • La matrona que nos enseñó el hospital era encantadora.

Tras haber dado a luz ahí, y habiendo tenido una mala experiencia, puedo deciros a grandes rasgos que las desventajas de ese hospital son:

  • No es público. O es público »camuflado». Es de gestión privada, y se nota tanto para bien como para mal.
  • No tienen walking epidural.
  • No tienen liana con anilla.
  • Sólo hay 6 paritorios.
  • Están sobre saturados. Esperamos 14 horas en el paritorio a que hubiera una habitación libre en planta.

Nuestra experiencia en el Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles

Así que llegó el gran día, y allí que fuimos a dar a luz, con todas las esperanzas puestas en un hospital que, supuestamente, respeta a las parturientas. Quizá más adelante escriba un post contando mi parto al detalle. Sinceramente, no me apetece revivirlo completamente ahora mismo. Aunque ya han pasado 8 meses desde ese día, todavía siento tristeza, ansiedad e impotencia cuando pienso en ello.

Hoy quiero compartir con vosotras por qué mi parto no fue respetado por tres razones: denunciar lo sucedido, informar a futuras madres que quieren dar a luz en este u otros hospitales y visibilizar la violencia obstétrica. Esto último me parece lo más importante. Yo estaba convencida de que en el Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles podía pasar cualquier cosa menos ser víctima de violencia obstétrica. Y es necesario que se sepa que eso SÍ pasa, y depende mucho del profesional que te atienda, sus condiciones laborales y lo saturado que esté.

Por qué mi parto no fue respetado

Antes de todo, es necesario aclarar que mi parto fue una inducción con oxitocina por rotura de bolsa sin dilatación. Fue un parto duro, muy largo y doloroso. Tenía claro que quería intentar dar a luz sin epidural y así lo hice. Llevaba un Plan de Parto detallado pero NADIE lo leyó, consultó ni hizo caso de NADA de lo que había escrito. Entiendo que en casos como el mío hay que seguir protocolos y rutinas por no ser un parto que ha iniciado normalmente, pero aún así creo que es importante que un hospital que respeta lo tenga en cuenta, al menos para después del expulsivo.

Mi parto no fue respetado porque:

  • Se me monitorizó inalámbricamente y el cinturón se caía y despegaba todo el rato. Esto daba fallos en los monitores porque se perdía la señal. Para evitar que esto pasara, se me obligó a permanecer acostada todo el tiempo. Mientras me dejaron moverme libremente, a pesar de la oxitocina, podía soportar el dolor. Una vez me obligaron a tumbarme, todo empeoró. El dolor incrementó y la dilatación quedó estancada. Se empezó a registrar sufrimiento fetal, algo muy habitual en postura horizontal.
  • Supliqué que me dejaran estar a cuatro patas, era la única forma que podía aguantar las contracciones. Se me negó. Y finalmente tuve que pedir la epidural después más de 10 horas con oxitocina.
  • Debido al punto anterior, fue necesario colocar un electrodo interno en el cuero cabelludo de mi bebé. ¿Y si hubieran cambiado las correas que me monitorizaban por otras que no se despegaran cada vez que me movía? Quizás se habría evitado esto y el parto habría sido más llevadero.
  • La matrona que me atendió gran parte del tiempo, hacía comentarios descalificadores, resoplaba al hacerme tactos y me decía que »así no vamos a ningún lugar» (con la escasa dilatación).
  • Cada vez que entraba y salía del paritorio daba portazos.
  • Aumentó la dosis de oxitocina sin informarme o pedir mi consentimiento. Creo que es muy necesario avisar de qué está sucediendo, por qué se va a llevar a cabo esa acción y cuáles son las consecuencias (que el dolor va a aumentar, por ejemplo).
  • Llegados a este punto, me era imposible preguntar o manifestar mis miedos o inquietudes porque las respuestas eran secas o con ironía.
  • Otro punto importante fueron los tactos vaginales reiterados y realizados por diferentes personas. Llegué al hospital un martes y di a luz un jueves. Os podéis imaginar cuántas personas ,e hicieron tactos. Mi matrona era una especialista: no podía esperar ni un minuto a que pasara la contracción para hacerlos.
  • Una vez llegó el momento del expulsivo (seguía tumbada, obviamente ya con epidural), pedí que incorporaran la cama un poco para estar semi acostada. Se me volvió a negar. Al final acabé haciendo uso de los tiradores para levantarme un poco, y a día de hoy pienso que gracias a eso no tuve ningún desgarro y mi bebé salió en cuestión de 20 minutos. La matrona que me atendía (era otra, del siguiente turno), 5 minutos antes decía que el bebé no parecía salir y que quedaba atascado.

Estos puntos resumen muy brevemente el maltrato que recibí durante mi parto. Mi postparto fue muy duro, rozando la depresión. Estuve varias semanas llorando y llorando, sin saber qué me pasaba. Hasta después de dos meses no fui capaz de hablar abiertamente sobre el tema y escribir sobre ello.

Yo, queriendo dar a luz en el agua y sin epidural, llena de cables, con oxígeno y tumbada. ¡Nada más lejos de mis expectativas!

 

Qué hacer ante un parto maltratado

La carta que escribí a mi matrona llegó lejos, y ha sido publicada por El Parto es Nuestro.  Me contactó la jefa de matronas del Hospital, acompañada de Esther, la matrona que me recibió en el paritorio y estuvo con nostros las primeras horas. Ella no fue el problema. La persona que me maltrató sigue en el anonimato, y después de reclamar en el hospital y pedir las notas de enfermería sigue sin aparecer su nombre. Obviamente, la jefa de matronas sabe quién me atendió, pero afirma poner la mano en el fuego por todas sus trabajadoras. También me dijo que mi parto fue muy duro y muy largo y que probablemente esté confundiendo las cosas. Por suerte, mi pareja estuvo ahí en todo momento y puede constatar mis »alucinaciones».

Por último, me gustaría que esta exeriencia ha sido LA MÍA. Creo que este hospital está intentando hacer las cosas bien. También pienso que a falta de personal (por ahorro de costes) y debido a las malas condiciones laborales, es fácil encontrar a gente amargada, estresada y que le importa poco si vas a dar a luz o a hacerte una radiograía. Conozco casos estupendos de partos super respetados, tanto aquí como en muchos otros hospitales no tan famosos.

Al final, tu parto va a ser único y va a depender de decenas de factores: la experiencia que tienes que vivir, el momento del día, las personas que te atiendan, tu miedo, tu control mental, tu flexibilidad…Probablemente cualquier otro día de la semana, en otro paritorio o en otras circunstancias, mi parto habría sido totalmente diferente.

Lo que sí creo necesario es compartir mi caso para hacer reflexionar a hospitales y sanitarios. Un parto maltratado debe ser la excepción y no la regla. También quiero dar voz a todas aquellas mujeres que han pasado por una situación parecida. Si te gustaría saber si tú también has sido víctima de violencia obstétrica, puedes hacer este test fácil de El Parto es Nuestro.

 

Me encantaría saber cómo ha sido tu parto, tanto en este hospital como en otro. ¿Me lo cuentas? 

Patricia O'Brien

14 comentarios

  1. Hola, entiendo a la perfección lo que cuentas e parido 3 veces y las 3 han sido malas… Podría darte la excepción del 2° pero solo por algunos detalles, en general todo siempre igual, siempre protocolario, nunca tube complicaciones y aun así me trataron como si por alguna razón tuviera q estar tumbada y minitorizada todo el tiempo, por suerte mis partos han sido de pocas horas, pero con sus respectivos malos recuerdos, nunca me han pedido permiso par hacer algo, ni explicado después de hacerlo… En fin y por habreviar estoy embarazada otra vez, esta vez traigo mellizos, estoy de 30semanas y asta ahora todo está llendo bien y sin complicación, el primer bebé está en Cefalica el segundo de momento se cambia y en la última eco está podalica… Mi miedo… Q no va ser respetado, ya me han dicho q por protocolo me quieren poner epidural aunque yo no quiero, mi idea es natural y vaginal, pero como al ser 2 es de riesgo aunque todo vaya bien, me tengo que afrontar a todos estos protocolos innecesarios como inducción en la 37 semana, epidural por protocolo, por si al final acabará en cesárea… Aunque siendo el primer bebé cefalica no seria necesario… Y bueno un montón de más cosas.. Estoy muerta d miedo… No se si resignarme y dejarme hacer lo que les de la gana, o intentar que mi parto sea natural y fluya a la medida de lo posible y si no suceden ninguna de esas complicaciones q me dicen…

    • Hola Sandra. Cuánto siento que hayas tenido que pasar por eso. Entiendo tu miedo muy bien. ¿Dónde diste a luz en el pasado y dónde vas a dar a luz ahora? Hay hospitales donde respetan totalmente los embarazos múltiples, y dejan que el parto se desecadene solo. No sé dóne vives, en Cataluña creo que hay varios y en otros lugares también. Infórmate, puedes preguntar en https://www.elpartoesnuestro.es/. Ellos sabrán decirte mejor que yo. Pero sí, otras perspectivas son posibles. Y quién sabe, alo mejor a la cuarta va la vencida 🙂 Te deseo lo mejor de lo mejor en esta nueva etapa

      • Muchas gracias me informaré, yo soy de Madrid, de parla más concretamente y en este relato que leído, conozco esos hospitales… Por mi cercanía yo tube 2 partos en hospital de getafe y el último y más reciente en el de parla, por cercanía y falta de coche hemos vuelto a elegir parla, pero no por buena experiencia, aunque como cuenta en el relato, el hospital no tiene la culpa, es depende del personal que te toque, se que hay buenos profesionales y con ganas de hacer las cosas de otra manera, de momento en mis 3 experiencias no e dado con ellos… Pero hay están se que existen y ojalá como tu dices a la 4° vaya la vencida, es la última vez que voy a pasar por algo asi y la verdad que cada día pienso en cómo será ese parto, sobretodo pienso en sí será positivo… Creo q me preparado para lo contrario mentalmente, aunque no debería ser así, yo no veré los cambios ojalá mis hijas e hijos si… Yo aportare mi granito haciendo lo que sea posible, ya sea con información o enseñanza, para conseguirlo… Dentro de mis posibilidades que son pocas…es necesaria un cambio y para eso tenemos que concienciarnos nosotras, las mujeres y dar luz a todas estas historias, asique vuelvo a dar las gracias, gracias a todas las que hacéis esto

        • Hola Sandra,

          Te deseo mucha suerte en este cuarto parto. Espero de verdad que sea lo más bonito y respetuoso posible. Ya tiene valor tu situación, ¡cuatro embarazos y cuatro partos! Yo también espero que todo esto sean historias que contemos a nuestros nietos y les parezcan increíbles y desconocidas!

          Que te vaya todo muy, muy bien!

          Un abrazo,

          Patricia

  2. Mi parto fue muy respetado en el hospital de Basurto en Bilbao. Lo único de lo que no me pude librar fue de la vía ya que al dar positivo en streptococo necesitaba ponerme antibiótico y para cuando se acabó me pusieron un poco de oxi (autorizado por mi) así que ya me pase todo el parto con la vía, fue lo más incómodo de todo. El tema de la monitorización a mi también se me caía pero al estar sin Epi y ser de bajo riesgo no me daban la lata con eso. De vez en cuando se pasaban y lo colocaban bien, lo observaban un rato y listo, si se caía no me hacían estar quieta

    • Me alegro muchísimo de que te respetaran un momento tan sensible 🙂 Creo que en el País Vasco vais unos cuantos pasos por delante. En Cataluña pasa algo parecido, el tema del respeto a los demás está más afianzado. Un abrazo

  3. Siento que vivieras una experiencia tan dura! Seguro que si te decides a hacerlo otra vez todo va como la seda. Yo tuve mucha suerte… di a luz en el Gregorio Marañón (en la maternidad de O’Donnell) y me atendieron muy bien y todo fue muy rápido. Es cierto que es una situación muy diferente porque yo me enfrentaba a la experiencia desde otra perspectiva (tenía claro que sí quería epidural, no me importaba la vía y no tuve nunca mucho interés en la pelota de Pilates o la bañera, aunque sí me di un baño caliente en casa cuando ya estaba con contracciones y me sentó fenomenal). Mi instinto también me llevaba a estar a cuatro patas y me empeñaba en que me dejaran en paz y poder irme al suelo cada vez que me venía una contracción… eso lo respetaron bastante dentro de lo que cabe (excepto en momentos en los que no se podía por lo que fuera). Tuve la suerte de que el hospital estaba casi vacío o esa sensación me dio a mí (y a mi marido que vio los pasillos más que yo) y enseguida nos dieron una habitación individual y todo bien. Lo de que algunas enfermeras sean un poco bruscas creo que es la norma… pero a mí curiosamente eso me reconforta, me ayuda a tranquilizarme que a veces sean tan prácticas. Si se anduvieran con muchos miramientos creo que empezaría a darle muchas vueltas a todo y me asustaría más… pero sí, está claro que nada que ver con lo que viviste tú y que la forma en que te trataron ni es profesional ni es humana, tuviste mala suerte con una que tenía un mal día…

    Para quien pueda interesar, recomiendo altamente la maternidad del Gregorio Marañón, yo tuve muy buena experiencia. Pero claro, como bien dices, cada caso es diferente y lo único que puedes hacer es informarte y elegir lo que creas mejor, porque nadie te asegura exactamente cómo va a ir todo…

    • Hola Violeta,

      Gracias por tu mensaje. Cuánto me alegro oir eso del Marañón! Está claro que al final depende de muchas cosas: momento, horario, personal que te atiende, la experiencia que tengas que vivir, tus nervios, tu control, tu confianza…Por suerte, cada vez son más los partos como el tuyo. Y precisamente por eso quiero denunciar lo ocurrido, para que quede en algo residual, que ya no es común, y las mujeres podamos denunciar si ocurre algo así.

      Un abrazo!

      Patricia

  4. Qué mal que haya sido así tú parto….lo siento en el alma y además siento mucha irá e impotencia fuego llegan a mí testimonios como el tuyo. Se parece mucho al parto de mi madre (en el que nací yo) y me resulta terrible. Hay que seguir luchando por el cambio y te felicito por dar el paso de contarlo y compartirlo para que todas avancemos, hay que ser muy valiente. Yo pari en el hospital, también con rotura de bolsa antes de la dilatación oxitocina y antibiótico, pero fue muy respetado y no maltratado, fue largo y duro y al final acabe pidiendo la epidural walking después de 14 horas aguantando, pero fue feliz y el posparto fue muy bien. Es muy importante acabar con la violencia obstétrica y el silencio y normalización en torno a ella. Y a pesar de mi parto respetado, si tengo otro hijo, te aseguro que será en mi casa. Un abrazo y un beso muy fuertes, mucho ánimo y felicidades por tu maternidad!

    • Hola Rebeca!

      Muchas gracias por tus palabras. Está claro que hace una generación la norma era el parto maltratado. Los de mi madre también fueron duros, y ella hasta que yo he dado a luz y me he informado no sabía que había alternativas a la episiotomia, oxitocina y parir tumbada. Con eso te digo todo. Me alegro de que tu parto fuera bien, lo bueno es que cada día hay más sectores defendiendo el parto respetado. Yo también espero poder tener el próximo en casa 🙂

      Te mando un abrazo,

      Patricia

  5. Hola Patricia, soy el responsable del servicio de Pediatría. Lamento todo lo que te ocurrió. Y gracias por escribirlo porque, al menos a mí me ayuda a reflexionar, y a saber que nos queda un largo camino por recorrer.
    Yo reconozco que algunas veces he sido ese doctor inhumano. Pero mi lucha cada día está en intentar hacer las cosas mejor, en escuchar, comprender, ayudar, sonreír, mirar a los ojos, consolar, explicar, y por supuesto estudiar y estar al día para prestar el mejor de los cuidados posibles…
    Todavía creo en este sistema de gestión privatizado, que ante la necesidad de atraer pacientes, tiene que hacer las cosas muy bien. Pero el problema, desde mi punto de vista, aparece cuando el objetivo es ganar dinero. Eso solo debiera ser consecuencia de hacer un buen trabajo.

    • Hola Gonzalo,

      Muchas gracias por tu comentario. Obviamente sé que hay profesionales intachables, tanto en este hospital como en otros de diferentes estilos, y probablemente tú seas uno de ellos por el simple hecho de intentar mejorar un poco las cosas. También me quiero apoyar en que conozco partos preciosos de primera mano en el HURJC, así que lo mío fue una excepción que espero no se repita nunca más. Un abrazo y gracias por tu tiempo

  6. Yo tb di a luz hace dos años en el Hospital Rey Juan Carlos, y tengo que decir que fue una inducción a la semana 37 por problemas de salud, que fue largo.. Pero me sentí súper bien con todas las matronas en todos los cambios de turnos.. Estaban pendientes de mi.. Tenían en cuenta mis peticiones. Me dejaba. Ponerme como más cómoda estuviera.. No tengo queja ninguna.. En marzo volveré a dar a luz a allí. Espero todo siga igual. Pienso como tu que a veces pillamos a alguien de mala leche pagando algo con nosotras… Q estamos asustadas.. Y necesitamos más mimos que nunca..

    • Hola Ainhoa!

      Cuánto me alegro de que así fuera. Conozco muchos casos que también han tenido muy buena experiencia en ese hospital, así que por suerte mi caso fue algo aislado y que espero de veras que suceda muy poco a emnudo. Enhorabuena por tu nuevo embarazo y que todo salga como imaginas o mejor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *