#Codigo Madre Esfera ADS

Si vas a ser madre dentro de poco y es tu primer bebé, probablemente estés agobiada pensando qué necesita tu bebé de verdad. Y es que no es fácil decidir. Hoy en día hemos creado tantas necesidades que no son reales que cuesta saber qué es imprescindible y qué no. Además, quieres que todo esté preparado para el día de su llegada. Nosotros tardamos mucho en tener todo preparado, nos pilló el toro. ¡No tuvimos ropita hasta una semana antes de su llegada!

Comparto contigo las únicas 10 cosas realmente esenciales para tu bebé. Me refiero a los productos necesarios para los primeros meses y que nos han salvado la vida las primeras semanas. Después de este periodo, siguen siendo super útiles, pero las necesidades van cambiando a medida que crece tu bebé. Obvio cosas de lo más básico como la ropa, el amor y el alimento, que estoy segura de que se lo darás 🙂 Y no, en esta lista no encontrarás ni cuna ni carrito o cochecito de bebé. Porque no son realmente necesarios. ¿Quieres saber por qué? Te lo cuento más abajo.

Camiseta portabebés

Si quieres facilitarte las cosas y a la vez darle a tu bebé el contacto que espera, esto te va a salvar la vida. No me canso de recomendarla y regalarla a mis amigas embarazadas. Se la recomiendo a todas las mamás porque para mi fue una grandísima ayuda. Tendrás los brazos libres, podrás hacer cosas que ahora no imaginas con un bebé dependiente de ti todo el día. Tu bebé llorará menos y dormirá más. Ollie se pasaba el día durmiendo mientras yo leía, cocinaba o pasaba la escoba sabiendo que él estaba bien y que le podría atender en cuanto lo necesitara.

Es el mejor invento del siglo para madres que quieren portear desde el nacimiento o simplemente quieren poder ir al baño o comer tranquilas. Si tu idea era portear de todas formas pero no te apañas con el fular todavía, este tipo de camisetas también te va a solucionar el problema. Hay varias marcas y modelos. Yo recomiendo la que conozco porque me parece inmmejorable. Y encima dura hasta los 8kg. ¿Qué más se puede pedir?

Lámpara un toque nocturna

Llamadme loca, pero durante los dos primeros meses de la llegada de Ollie necesitaba una luz por la noche para verle y asegurarme de que estaba bien (y de que respiraba, ¡mi gran trauma!). Nuestra lámpara de noche era demasiado intensa, no pegaba ojo con ella. La cubríamos con camisetas o telas pero no me parecía seguro y tampoco era lo tenue que necesitaba. Además, encontrar el interruptor cuando estás medio dormida no es muy fácil tampoco. Así encontramos esta lámparita que se enciende y apaga con la yema de los dedos y nos encanta 🙂 Como siempre os digo, hay muchas otras que podéis ver y elegir. Yo recomiendo la que he probado porque es la que conozco.

Además de bonita, es fácil de usar, se regula la luz con el dedo también y tiene tanto luz azul como naranja. Por si fuera poco, la bateria dura días y días y se carga con USB. Aunque a día de hoy he superado mi fobia a que Ollie deje de respirar, la seguimos usando para darle el baño por la noche y dormirle. Me sirvió de mucho también para dar las tomas nocturnas de los primeros meses. Hoy las hacemos a oscuras y nos encontramos fácilmente el uno al otro. Pero los primeros meses me costaba muchísimo que se enganchara de lado y él no encontraba el pezón tampoco. En fin, otro gran invento (probablemente inventado por una madre también).

Bañera

Pues sí, seguramente tenías claro que esto era importante. Y sobre todo si, como nosotros, ¡tienes plato de ducha! Hay de todos los tipos y modelos. Es útil considerar si quieres que te sirva bastante tiempo o prefieres ir cambiando con tu bebé. En este post te contamos sobre  3 bañeras que hemos probado, puede que te ayude a elegir la que mejor os venga a vostoros.

Termómetro de agua

¿A ti tampoco te convence medir la temperatura del agua con el codo? Pues eres de las mías. Después de varios meses más o menos sé si el agua está bien o no, pero me gusta asegurarme de que la temperatura es la correcta.  A mi me lo regaló una amiga cuando estaba embarazada y me alegré, porque no se me había ocurrido (ya sabes, madre primeriza…). Mi consejo: no te gastes mucho. Hay algunos electrónicos que te dicen los grados sin tocar el agua, pero uno normalito vale es igual de eficaz.

Tijeras

Hasta que no eres madre por primera vez no te imaginas cómo de rápido pueden crecer las uñas de un bebé. Vaya, que si mis ahorros crecieran al ritmo de las uñas de Ollie, me habría hecho rica en seis meses. Pues sí, querida madre en la dulce espera: vas a cortar las diminutas uñas de tu bebé más a menudo de lo que puedas imaginar. Y tampoco sabes lo difiícil que es y el miedo que da hasta que te enfrentas a ello: 20 mini uñitas que cortan como cuchillo afilado. Yo las suelo cortar un día sí y otro no. Más que nada por mi bienestar. Si lo espacio más me araña la cara y se la araña él también. Hay quien aprovecha mientras el bebé duerme para cortarlas. Otros nos atrevemos haciendo malabares mientras están despiertos. En cualquier caso, mejor que tengan las puntas redondeadas si no quieres que se considere un deporte de riesgo. ¿Cuánto durará esta etapa felina?

Cambiador y cambiador de viaje

Otro de esos inventos chulis, probablemente hecho por una mujer de la que nunca conoceremos el nombre. Pues sí. Si no quieres dejarte la espalda las cientos de veces que cambiarás pañales y quitarás cacas y pises, hazte con un cambiador. Los hay con mueble tipo cómoda, los hay con patas…el caso es que esté en altura. Otro super invento es el cambiador de viaje. Lo vas a necesitar muchas veces, sobre todo si hay caca (ya verás qué experiencia más inolvidable). Suelen pesar y ocupar poco, y es algo que todas las abuelas saben hacer (menos la mía). No os puedo enseñar el nuestro porque nos lo han dado de segunda mano y ya no existe, pero cualquiera sirve para el cometido 🙂

Muselinas

Soy un desastre de madre, lo sé. ¿Sabéis que no me enteré de qué eran estas telas tan útiles hasta pasados los tres meses de Ollie? Hasta entonces, usaba miles de baberos para cubrir mi pecho y que no cayera leche y para los muchos vómitos diarios. Se las vi a una amiga y a día de hoy no salgo de casa sin un par de ellas . Eso sí, hacen falta varias si tu bebé regurjita tanto como el mío. Vas a tener que lavarlas a menudo, así que mejor tener de recambio. Yo diría que unas 5 son suficientes, aunque alguna de más siempre viene bien. Las hay grandes tipo sábana y otras más pequeñas como paños de cocina. Para mi estas últimas han sido las más útiles.

Reductor de cuna o nido

Tanto si tienes cuna como si no, esto también te va a servir de mucho. De hecho, se puede tener un bebé y no tener una cuna nunca 🙂 Nosotros tuvimos minicuna de colecho durante unas semanas, y luego la vendimos porque no la usábamos nunca. Al final, duerme con nosotros en la cama porque a mi me parece más cómodo para ambos. A Ollie le daba un poco igual, se dormía en cualquier sitio, pero yo prefería tenerle cerca y asegurarme de que todo estaba bien.

El reductor sirve para ponerlo dentro de la cuna si quieres que tu bebé se sienta más protegido, pero también para colocarlo en cualquier cama o superficie segura. Incluso es adecuado para sus siestas diurnas. Lo bueno es que puedes llevarlo a cualquier sitio, tanto dentro de casa como fuera. Nosotros lo hemos llevado a la playa y a la piscina. Ocupa poco y es super ligero.  Nosotros compramos este, que es hecho en España, impermeable y desenfundable. Los hay de muchas marcas, modelos y colores. Elige el que más te guste a ti 🙂

Ollie durmiendo en el nido

Toallitas reutilizables

Si calculas cuántas toallitas para el culito de tu bebé vas a usar durante toda su infancia, y multiplicas por lo que cuestan, te vas a dar cuenta de cuánto merece la pena tener estas toallitas. Vienen a ser pañitos de algodón o bambú. Los mojas y listo, y encima te ahorras los químicos de la mayoría de toallitas húmedas del mercado. Un pack de 25 cuesta entre 15 y 20 euros, y te valen para siempre. Tu bolsillo, el planeta y el culito de tu bebé te lo agradecerán.

Portabebés (sea el que sea)

No voy a contarte los innumerables beneficios del porteo para tu bebé y tú en este post. Hay muchísima información en Internet y evidencia científica al respecto. La mayoría de las veces, lo lógico es escuchar lo que pide el bebé para entender qué necesita. Y un bebé necesita contacto, mucho contacto. Y nosotras lo necesitamos también, pero a la par que seguir con nuestras vidas. Por esto y por muchas otras razones te recomiendo que, si puedes, portees a tu bebé. Si la postura y el portabebés es correcto, estaréis cómodos y os gustará a los dos. Eso sí, infórmate bien sobre qué tipo de fulares, mochilas y demás existen y cuáles son ergonómicos y cuáles no (la famosa Baby Bjorn NO ES ERGÓNOMICA). Puedes acudir a una asesora de porteo o tienda especializada si necesitas ayuda. También hay muchos videos en Youtube. El caso es encontrar el portabebés que se adapte a vuestras necesidades.

 

¿Qué otros indispensables añadirías a esta lista? ¿Cuáles te han sido útiles a ti? 

 

Sígueme en Feedly